GP de Japón: 1. Lewis Hamilton (241) | 2. Nico Rosberg (238) | 3. Daniel Ricciardo (181)

Usuario:

Contraseña:

 

Museos de arte móvil

 
02/04/2012 16:13

Aún recuerdo la primera vez que vi un coche de Fórmula 1 cara a cara. Corría el año 1995 aproximadamente, y Michael Schumacher acababa de arrasar en el Mundial de aquel año con un coche muy superior al de sus rivales, y ante una oposición poco consistente de (por otra parte, mi piloto favorito) Damon Hill.

 

Cerca de mi casa existía un concesionario oficial de Renault, muy grande, con dos (o tres, no recuerdo bien) plantas dedicadas a exhibir sus modelos, amén de otras atracciones interesantes como un pequeño museo con una sala de vídeo, o un simulador de conducción bastante cutre y robotizado, ideado sin duda para vendernos alguno de sus modelos de calle. No obstante, también solían exponer varias joyas de la automoción para deleite de sus clientes, o simplemente curiosos del lugar (yo estoy en este último grupo).

Recuerdo, por ejemplo, el Renault Clio Williams que comercializaron con motivo de los mundiales de 1992 y 1993 obtenidos por Nigel Mansell y Alain Prost respectivamente, así como diversos modelos de rallies... Pero vamos con lo que a nosotros nos interesa. La joya de la corona de dicha exposición era, sin duda, el Benetton-Renault B195 campeón de la temporada de Fórmula 1 de 1995, y que tuvieron en exposición durante varios meses.

Benetton B195

Rebuscando entre los rincones más profundos de mi mente recuerdo imágenes bastante nítidas de dicho monoplaza: situado sobre una plataforma metálica, rodeado por el típico cordón de grueso terciopelo que, implícitamente, nos evoca aquella escueta y archiconocida frase de 'no tocar'. Ya desde pequeño, siempre sentí esa sensación en mi interior de que toda prohibición implica provocación, y lo primero que pasó por mi mente y acabé realizando sin pensarlo dos veces fue (niños, no hagáis esto en casa) estirar mi brazo y palpar con mis propias manos el morro de aquel bólido.

Parecía de plástico. Muy frágil, pero a su vez, daba una sensación de gran resistencia. Tenía una marca roja en su parte límite, marca que siempre me recordó a una especie de sonrisa. Esto significaba que, de los dos B195 que corrieron aquella temporada, éste era el de Schumacher. Un coche hecho de un material preparado para superar con éxito pruebas de 'crash-test' brutales, y presumir a la vez de una ligereza envidiable. Lo siguiente que hice fue comprobar la dureza de los neumáticos, los cuales me parecieron enormes. Lo que más me llamó la atención fue su dibujo completamente liso. Completamente preparados para agarrarse al asfalto a 100º C y rendir como ningún otro.

Desde aquel día, cualquier evento en el que se expusiese algún monoplaza de Fórmula 1 era una visita obligada por mi parte. Cuando Pedro de la Rosa y Marc Gené hicieron sendos debuts en el Gran Circo, pude disfrutar otra vez de algunos de sus monoplazas, en particular, del Arrows A21 de Pedro (del cual quiero compartir una foto con vosotros, tomada por un servidor) o del Jaguar R2 (o R3, no lo sé exactamente) sobre el que más adelante también se sentaría dicho piloto, hasta llegar a los días del R25 y R26 de Fernando Alonso.

Arrows A21

La máxima expresión del automovilismo


Hace poco, con motivo de un ejercicio de una asignatura de las clases que curso actualmente, un profesor (a sabiendas de mi afición por este deporte) me preguntó que si un Fórmula 1 no tenía cuatro ruedas, como cualquier otro coche. Mi respuesta fue clara y contundente: "Un Fórmula 1 no es un coche. Es otra cosa".

Y efectivamente, es algo más. No está diseñado simplemente para ir de un punto A a un punto B. No está al alcance de cualquiera. Sencillamente, no puede conducirlo cualquiera, no todos estamos capacitados. Porque no se conduce, se pilota. No es una herramienta simple y llana. Lleva a sus espaldas el trabajo artesanal de todo un equipo humano, y es el fruto de muchas horas de esfuerzo en búsqueda de la perfección. Es, a su manera, arte sobre ruedas, y tiene un solo fin: ir lo mas rápido posible. Una obra en la que lo útil y lo bello se dan la mano.

 
Artículo de Javier Alix
 
 

Comentarios (22)

 
 
 
#22
Vaya que es diferente un F1 de un auto de calle! Efectivamente, el F1 no se conduce con la tersa y placentera despreocupación que se hace con auto de calle. Se pilota, porque (según se) el F1 es una bestia salvaje a la que tienes que controlar a cada instante, y que a cada instante intenta salirse de tu control. Basta ver en los videos el movimiento frenético del piloto sobre el volante, para comprender que hay un mundo de diferencia...
Añadido el: 18/09/2013 - 22:13
Conéctate para votar   0   0  = 0
#21
Lo malo coo comentan es que los traen sin motor o sin fondo plano, a simple vista vi que las llantas estaban mal montadas sólo por el sentido de rotación, que mas habra que no me di cuenta por lo pronto que pude verlo ya que no dejaban acercarse mucho
Añadido el: 12/04/2012 - 00:47
Conéctate para votar   0   0  = 0
#20
Muy buen artículo, se hace ameno de leer hasta para las que somos principiantes. Enhorabuena al redactor.
Añadido el: 09/04/2012 - 12:31
Conéctate para votar   1   0  = +1
#19
Se te perdona porque se ve que en aquellos años no conocías de Formula Uno. El Benetton no era muy superior a los Williams Renault en ese año 1995, pero éstos últimos con unos pilotos con poca confianza y los errores del equipo se lo hicieron más fácil a Schumacher. Por lo demás excelente artículo.
Añadido el: 08/04/2012 - 02:42
Conéctate para votar   0   1  = -1
#18
@mikelg es muy cierto eso que dices...pero claro, te imaginas que las escuderías dejasen todo su material real y/o actual expuesto al deterioro de este tipo de eventos? imposible, tiene un valor demasiado alto... respecto al motor, es curioso que lo menciones, porque en el caso del Benetton de la historia, también estaba expuesto en una vitrina de cristal...creo que se me olvidó mencionar ese detalle en el texto simplemente, hay veces que estas exposiciones merecen mas la pena, y otras menos...pero siempre dejan buen sabor de boca, al menos en mi caso!
un saludo, y gracias por tu comentario
Añadido el: 04/04/2012 - 01:30
Conéctate para votar   0   0  = 0
#17
Felicidades! Tuve un R Clio y no sabía que había una edición especial, lo más seguro es que vuelva a comprarme otro, y ahora sé cual gracias a este articulo! Muchas gracias!!!
Añadido el: 03/04/2012 - 14:59
Conéctate para votar   1   1  = 0
#16
MIkelg tiene toda la razón
Añadido el: 03/04/2012 - 14:58
Conéctate para votar   0   0  = 0
#15
El problema de todos estos actos/exhibiciones, es que los coches son injertos de otros años y/o maquetas,
La foto del Arrows tiene la decoración de 2000 e incluso el chasis no se parece en nada al de 1999 ni incluso al del 98. Renault exhibió durante muchos años como coche de Alonso un injerto del Benetton B200 (Del 2000). Ferrari tiene repartidos chasis con apéndices aerodinámicos que no coinciden en los años por todo el mundo, casi todos sin motor, otros muchos sin frenos...
Recuerdo un Williams del 2000 en un salón del automóvil, sin pinzas ni discos, un Arrows con volante de F3...
Añadido el: 03/04/2012 - 14:13
Conéctate para votar   3   0  = +3
#14
Driver Zero estás mintiendo, la F1 no te gusta....... te encanta!
Un saludo y muy bonito artículo.
Añadido el: 03/04/2012 - 08:58
Conéctate para votar   0   0  = 0
#13
@slow me resulta muy interesante tu comentario... bajo mi particular punto de vista, podríamos definir un tridente velocidad-resistencia-adaptabilidad (f1-lemans-rally) que sin duda supondría la máxima expresión del automovilismo: cada uno, el mejor en su terreno. existirá algún día algo capaz de reunir todo esto en uno solo...? un saludo, y gracias por tu comentario!
Añadido el: 03/04/2012 - 03:12
Conéctate para votar   1   0  = +1
#12
Lindo artículo!! Qué bello el Arrows (y el Benetton también, claro!) ..."no se conduce, se pilota". Brillante, brillante deducción!
Añadido el: 02/04/2012 - 22:45
Conéctate para votar   4   0  = +4
#11
muy bien articulo!
Añadido el: 02/04/2012 - 22:09
Conéctate para votar   3   0  = +3
#10
@DriverZero
Un gran saludo te mando, excelente articulo, me remontas a cuando vi el primer F1, fue un Lotus, y lo primero que pregunte fue ¿qui es? la respuesta fue Jim Clark, y me quede con ????????????? ¿quie es Jim Clark?, apartir de ahi y con la poca informacion que habia en esa epoca del automovilismo, me empezo a gustar la F1 y el automovilismo deportivo en general, Saludos a todos
PD: este comentario es del GP de Mexico 1967.
Añadido el: 02/04/2012 - 20:41
Conéctate para votar   2   1  = +1
#9
Buff que pedazo de clásicos que hay por aqui, sin duda el Benetton del 95 fue un gran monoplaza, gran artículo el que nos habeis puesto hoy aqui, esta noticia se merecería mas de un voto positivo !!
Añadido el: 02/04/2012 - 20:39
Conéctate para votar   3   0  = +3
#8
Bonito articulo, aunque para mi la maxima expresión en automovilismo mas que los monoplazas la representan los bolidos de resistencia tipo LeMans, casi tan rapidos como los monoplazas y capaces de hacer durisimas carreras de 24h, el monoplaza sería el pura sangre, pero en la misma idea del automovil está intrinseca la noción de largas distancias.
Añadido el: 02/04/2012 - 20:18
Conéctate para votar   2   1  = +1
 
 
Añadir comentario
Para comentar es necesario ser usuario registrado. Regístrate gratis
Si ya estás registrado, conéctate
 
 
El blog de Javier Alix
 

La F1 desde el punto de vista de un aficionado de a pie. Así he vivido y vivo a día de hoy este deporte que me apasiona.

 

Archivo

 
 
 
Sigue a F1 al día: RSS | Facebook | Twitter | Google+ | Tuenti | YouTube
F1, FORMULA 1, FORMULA ONE, FIA FORMULA ONE WORLD CHAMPIONSHIP, GRAND PRIX y GRAN PREMIO son marcas titularidad de Formula One Licensing B.V. que forma parte del grupo empresarial Fórmula Uno. Esta página web no es oficial y no guarda ninguna relación con el grupo empresarial Fórmula Uno.